Actualidad

Con el fin de cumplir con el objetivo principal de nuestra Visión como empresa “Contribuir al éxito de nuestros clientes” hemos realizado el día jueves 24 de febrero una charla de VETERBLOCK a los productores de Prodesal San Pablo, la asistencia fue todo un éxito y logramos compartir y transmitir todo nuestro apoyo a este sector.

 

 

 

La vacuna por inmersión contra SRS está siendo probada en seis productoras de salmónidos y los resultados logrados a la fecha son muy similares a los alcanzados durante las pruebas y ensayos del producto.

En los últimos años, la Piscirickettsiosis (SRS) se ha alzado como uno de los principales desafíos que enfrenta la industria del salmón de Chile. Según Sernapesca, la bacteria es responsable de más del 20% de las mortalidades por causas infecciosas y, de hecho, la misma actividad ha calculado que los costos anuales que conlleva la enfermedad oscilan entre los US$500-700 millones. A la fecha, la forma más efectiva de enfrentar al patógeno ha sido, básicamente, a través de antibióticos. No obstante, una compañía está probando en terreno una innovadora vacuna que podría convertirse en el complemento perfecto a las estrategias empleadas hoy.

Se trata del desarrollo efectuado por la farmacéutica chilena Veterquimica llamado Rickemune Vax Inmersión y que cuenta con registro del SAG desde fines de 2014. La vacuna, que tuvo un trabajo previo de cinco años de Investigación y Desarrollo (I+D), “está siendo probada simultáneamente en seis compañías y con prometedores resultados”, dice el gerente del Área Acuícola de la compañía, Pablo Berner.

Modelo de protección

¿Cuál es la diferencia de este producto con las otras vacunas que existen en el mercado? “Nuestra gran innovación es que hacemos la inmunización en las primeras etapas de los peces mediante baños y con un mínimo de estrés”, explica el gerente de I+D de la compañía, Samuel Valdebenito, agregando que la dilatada experiencia ganada con otras vacunas que han lanzado previamente al sector salmonicultor, como la IPE-VAC Inmersión (contra IPNv), “nos indican que vamos por buen camino”.

El gerente general de la compañía, Roberto Arrieta, especifica que –a diferencia de otras farmacéuticas– la estrategia que han potenciado en Veterquimica es “concentrarse en entender cómo los peces pueden desarrollar tempranamente una respuesta inmune a patógenos como SRS y cómo esto los ayuda a tener una mejor capacidad para enfrentar la enfermedad en el mar. Algo similar sucede con los humanos que son vacunados apenas nacen para no desarrollar posteriormente algunas enfermedades”.

El principal ejecutivo de Veterquimica, que define este modelo como de “educación” del sistema inmune, asevera que los resultados obtenidos en las seis compañías que hoy están probando este producto en la fase de agua dulce “son los mismos que obtuvimos en el proceso de desarrollo, ensayo y evaluación de la vacuna. Por lo tanto, esperamos que en el mar los peces alcancen una respuesta inmune más alta cuando sean desafiados a la bacteria”.

Detalles de la innovación

Específicamente, la vacuna Rickemune Vax Inmersión (junto con Rickemune Plus, contra SRS e IPNv) posee un antígeno obtenido luego “de un amplio estudio para determinar la cepa vaccinal más apropiada”, dice el jefe de Laboratorio de I+D de Veterquimica, Dr. Harold Oliva, quien destaca que dicho componente además es sometido “a ciertos tratamientos físico-químicos que mejoran su calidad”. A lo anterior hay que sumar el coadjuvante “de última generación desarrollado en Europa que potencia la absorción e inmunogenicidad de la vacuna en el proceso de inmersión”.

En relación con el programa de vacunación, este contempla una dosis en tres aplicaciones distanciadas en 14 días cada una, partiendo en 4 gramos. Luego, los ejemplares siguen su ciclo productivo normal para recibir una inmunización (inyección) previo al traslado al mar”, explica Oliva. El especialista comenta que lo que se logra con los consecutivos baños es que “los antígenos se absorben por la piel, a nivel branquial y vía gástrica y que son, finalmente, las mismas vías por las que entra el patógeno en condiciones de campo. Entonces, estamos poniendo las barreras por donde la bacteria ingresa al pez”.

Costo -Eficiencia

Consultado por los mayores costos que implicaría estos baños a la industria del salmón, Pablo Berner es categórico. “Hicimos diversos análisis y concluimos que aquellas empresas que tomen nuestro programa podrían ver aumentado sus costos de producción de smolt en un promedio cercano al 3%. Llevado a los gastos en mar, y conociendo la realidad actual de la producción, equivale a realizar medio tratamiento con antibióticos vía alimento”.

A lo anterior, el gerente general de la compañía complementa que “el costo de aplicar nuestra vacuna termina siendo marginal si lo comparamos con los US$700 millones que significa el SRS en pérdidas”. Lo anterior sin considerar el mejoramiento de la imagen del sector al disminuir los usos de antibióticos.

Y si bien los ejecutivos de esta compañía se muestran confiados en los positivos impactos que traerá este producto al estado sanitario de la actividad en el mediano plazo, llaman al sector a disminuir la ansiedad por resultados inmediatos, puesto que “esta vacuna es un complemento a las acciones que está desarrollando la industria en su conjunto y que abarcan desde lo productivo a lo genético”, comenta Samuel Valdebenito.

Con todo, la compañía chilena que tiene más de 45 productos (incluyendo once vacunas) especialmente dedicados al sector salmonicultor del país, que está presente con filiales en Bolivia, Perú y próximamente en Colombia e invierte unos US$4 millones anuales solo en I+D (80% del total se destina a la acuicultura), ya se encuentra trabajando concentradamente en los próximos productos que permitirán darle nuevas herramientas a la industria nacional en la lucha contra sus desafíos.